Inter-Religioso

Conociendo el Mundo de las Religiones

¿Saben Ustedes Quién fue Lutero?

El profesor inició su clase de historia con la pregunta: ¿Saben ustedes quién fue Lutero? Hubo un profundo silencio y ninguno en el grupo de estudiantes universitarios, se animó a dar una respuesta. Poco, o casi nada sabían acerca de Lutero. ¿Qué sabemos nosotros acerca de Lutero? ¿Cuál fue la razón de la protesta? ¿Cuáles fueron los acontecimientos que produjeron el ambiente que terminó en esa protesta?

Martín Lutero nació el 10 de Nov. 1483 en la población alemana de Eisleben, Sajonia. Inició sus estudios de teología en la Universidad de Erfurt en 1.501 a la edad de dieciocho años. A los veintidos años consiguió su grado de maestría (1.505), y fue ordenado sacerdote a los veinticuatro años (1.507).  En 1.508 a la edad de veinticinco años le nombraron como profesor de teología en la Universidad de Wittenberg, Sajonia, Alemania, y continuó con sus estudios doctorales, que los concluyó en 1512, a la edad de veintinueve años logrando el título de Doctor en Teología. Murió en la misma población de Eisleben donde había nacido, el 18 de febrero de 1.546 a la edad de sesenta y tres años.

Para entender y valorar la situación y decisión de Lutero en el siglo XVI es necesario conocer el papel que jugaron Alberto de Brandenburgo, el Papa Leon X, y Jacobo Fugger, entre otros. Esto sucedió cuando el Renacimiento se había extendido por Europa.  El Renacimiento fue el movimiento cultural europeo que abrió el camino para la transición, de la Edad Media a la Edad Moderna. Mientras la Iglesia Católica Romana se concentraba en las cruzadas, la “santa” inquisición, la venta de las investiduras y la manipulación del poder eclesiástico, (siglo XII), en Italia se inició el Renacimiento, un movimiento cultural, que utilizando la lógica Aristotélica ofrecía la posibilidad de conocer la verdad y la razón, sin necesidad de Dios, ni de la fe. A su vez, el Renacimiento invitaba a la humanidad, a considerar los grandes clásicos y valores de la cultura Griega y Latina, cuyo impacto se vió reflejado en la literatura, la filosofía, el arte, la música, la política, la ciencia, y también la religión.

El 31 de octubre de 1.517 Martín Lutero envió a Alberto de Brandeburgo, Arzobispo de Mainz, un documento conocido como “Las 95 Tesis”, cuyo título en Latín fue Disputatio pro declaration virtutis indulgentiarum. Esta era una propuesta para analizar y discutir en un ambiente académico, el poder que la iglesia atribuía a las indulgencias para reducir las penas y sacar almas del purgatorio. No fue la intención de Lutero generar una division interna en la iglesia, ni mucho menos establecer una organización eclesiástica paralela al catolicismo romano. Las 95 Tesis se colocaron en la puerta de la “Iglesia Católica de Todos los Santos”, en Wittenberg, Alemania, el 31 de octubre, 1517. Buscaba promover un diálogo entre teólogos a fin de discutir varios aspectos que la Iglesia Católica Romana estaba desarrollando, y que a juicio de Lutero, no tenían soporte bíblico, o más aún, se alejaban de las enseñanzas bíblicas y teológicas señaladas por las Sagradas Escrituras. La reacción irracional del Papa León X y sus consejeros, complicaron la situación,  dando origen a un enfrentamiento que dió paso a lo que hoy se conoce como la Reforma Protestante Luterana. El año 2017, señala 500 años desde que ocurrió este suceso histórico.

¿Quién era Alberto de Brandeburgo?  Nació en Coll, Alemania, en 1490, siendo el hijo más joven del Príncipe Elector Juan Cicerón de Brandeburgo. A la edad de 16 años fue co-fundador de la Universidad de Francfort del Oder. Fue consagrado como sacerdote y obispo católico. Obtuvo el arzobispado de Magdenburgo a la edad de 23 años (1.513). En ese entonces, las investiduras eclesiásticas se otorgaban a aquellos que pudieran aportar mayor cantidad de dinero a la sede romana, aunque no tuvieran las calificaciones para tal posición religiosa. Los altos costos involucrados hicieron que Alberto prestara 48.000 ducados a la banca alemana de Jacobo Fugger, con el fin de pagar los derechos del pallium exigidos por Roma. Para ayudar al joven arzobispo en el pago de esta deuda, el Papa León X le autorizó promover la venta de indulgencias en su territorio, destinando el 50 por ciento de los ingresos para la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma, y el otro 50 por ciento para abonar a la deuda que Alberto había contraído con la banca Fugger.

Alberto de Brandenburgo comisionó a Johannes Tetzel, fraile alemán de la orden de los dominicos, para la promoción de estas indulgencias. Igor Zabaleta, escritor español, afirma que para 1.517 “el príncipe Alberto de Brandeburgo, era también arzobispo de Magdeburgo, arzobispo de Maguncia, y primado de Alemania. Es conveniente observar que esa acumulación de cargos era contraria a las costumbres y al derecho canónico. Los sobornos que había tenido que pagar para alcanzar estos títulos fueron muy elevados y el príncipe había quedado endeudado con la banca de los Fugger.” Cristianismo, El Dogma de Occidente, pág. 116.

El Papa de turno, León X (Giovanni di Lorenzo de Médici), nació en Florencia, Italia, el 1 de diciembre, 1.475. Los padres de Giovanni di Lorenzo influenciaron al papa Inocencio VII, para que nombrara a Giovanni, cardenal de la Iglesia de Santa María, lo cual se logró el 8 de marzo de 1.488 cuando solo contaba con 13 años de edad.  No fue admitido inmediatamente en el Sacro Colegio Cardenalicio, porque era menor de edad y tuvo que esperar hasta marzo de 1.492 cuando cumplió los 17 años. Giovanni fue elegido como Papa León X, el 9 de marzo, 1.513, por motivos puramente politicos. Como no era ni sacerdote, ni obispo, fue necesario consagrarlo como sacerdote y obispo antes de entronizarlo como papa (Idem. pag. 108). Su muerte ocurrió el 1 de diciembre de 1.521.

Así, la Reforma Protestante Luterana es el resultado de una cadena de circunstancias: El Papa León X interesado en la construcción de la Basílica de San Pedro otorga investiduras al mejor postor. Alberto de Brandenburgo obtuvo no una, sino varias posiciones, aunque para ello tuviera que adquirir una deuda grande. Jacobo Fugger facilitó los 48.000 ducados a través de su Sistema bancario, y un teólogo, Martín Lutero, interesado en la salvación, toma la decisión de cuestionar la comercialización de la salvación. Deberíamos aprovechar el año 2017 para profundizar en el tema “Cómo se Salva la Gente”, y para ello nada major que estudiar la Epístola de Pablo a los Romanos. La salvación no es tan fácil, como algunos de los predicadores del satélite la ofrecen, ni tampoco es tan difícil como algunas organizaciones religiosas la señalan, incluyendo penitencias y grandes sacrificios. La salvación es una oferta de Dios, producto de la justicia y de la misericordia divina.

(Le recomendamos también leer la serie: “La Verdad sobre el Catolicismo” en: inter-religioso.com)

4 Comments

  1. Eduardo Suescun

    October 29, 2017 at 1:21 am

    Gracias Al pastor y Doctor Mario Nino por sus investigaciones sobre La Reformat,Porque aprendi muchas cosas,que no sabia.Estas investigaciones son Fuentes de primera mano para preparar sermones.

  2. Luis Alfonso Fory

    October 31, 2017 at 12:57 am

    Gracias por la valiosa información sobre este tema tan importante, creo que he aclarado muchos conceptos .

  3. Excelente artículo, gracias pastor Niño.
    Me gustaría que complementara ese artículo con información de lo que sucedió después de ese importante hecho incluyendo las iglesias que de allí nacieron y dónde están ellas hoy en día en referencia a los libros de Apocalipsis y Daniel.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

© 2018 Inter-Religioso

Theme by Anders NorenUp ↑